Blog Single Post

30

septiembre

AEFA e Improven analizan las claves de éxito para que las empresas familiares no desaparezcan con el paso a tercera generación

Expertos de la consultora Improven inciden en que el 40% supera el paso a segunda generación y menos del 15% llega a la tercera generación

La Asociación de Empresa Familiar de la provincia de Alicante (AEFA), en colaboración con la consultora Improven, han ofrecido hoy una jornada de trabajo para analizar las claves que deben acometer las empresas familiares para lograr el éxito y romper así las estadísticas actuales, que afirman que menos del 15% de empresas familiares consigue llegar a la tercera generación. Los datos arrojan además que sólo el 40% supera el traspaso de la empresa familiar a la segunda generación.

Sobre la problemática del relevo generacional el presidente de AEFA, Francisco Gómez, ha recalcado que “para la empresa familiar el éxito es su continuidad en el tiempo”. Para Gómez el objetivo básico de la empresa familiar radica en “seguir viviendo de ellas y con ellas, y nuestra preocupación máxima por tanto es asegurar su viabilidad futura para las generaciones familiares venideras”.

La jornada denominada ‘De empresa familiar a familia empresaria. Profesionalizar la empresa para el éxito’, ha sido dirigida por el equipo de expertos de la consultora Improven que encabeza Sergio Gordillo, quien ha desgranado los elementos esenciales para lograr la vinculación entre empresa familiar y empresa de éxito a largo plazo.

Gordillo ha incidido en la necesidad de que los empresarios alicantinos adopten un proceso de toma de decisiones claro y resolutivo. Para ello, ha recomendado que el empresariado mantenga una visión compartida, no olvide la esencia de su negocio, busque la excelencia, y no se apegue a los modelos de éxito pasado de su compañía, disponiendo así la capacidad de adaptar su modelo de negocio a las características del contexto actual en el que se mueve.

En relación con la supervivencia de las empresas, Gordillo ha explicado que “la vida media de las empresas es unos 20 años menor que las no familiares”. Para incrementar la longevidad ha aconsejado a las empresas familiares a ganar tamaño para evolucionar en las economías de escala, tener capacidad de adaptación al entorno y asumir un modelo de gestión y de gobierno con las responsabilidades bien determinadas y planificadas, de manera que exista una diversificación de los riesgos.

Al analizar el grado de profesionalización de las empresas familiares de la provincia, Gordillo ha argumentado que “Alicante puede estar orgullosa de su tejido empresarial, aunque debe ser consciente que aún tiene que seguir aprendiendo y creciendo”. Para el especialista en consultoría “las empresas familiares españolas tienen la mitad de tamaño que sus homólogas europeas, lo que supone un verdadero hándicap a la hora de invertir”.

- Intermundo, ,