Blog

17

enero

Campaña electoral

Cinco errores comunes de la campaña electoral

En las campañas electorales hay cuestiones fundamentales para acertar en la dirección de la misma y lograr los objetivos marcados. Determinar estas cuestiones es esencial, pero más importante es no fallar en los planteamientos básicos. Estos son alguno de los errores más comunes a la hora de organizar la campaña:

1. Dispersar la toma de decisiones. Es cierto que se necesita un equipo de asesores en los que basar las decisiones que se tomen. Pero al final, alguien debe decir la última palabra. Algunos candidatos son muy propensos generar distintos órganos, comités, grupos… que se solapan. Donde mandan todos, no decide nadie.

2. Hacer campaña es comunicar, no quedarse callado. La sobreprotección del candidato es uno de los errores más comunes. Al final, los seudoequipos de comunicación encierran al candidato en una jaula de oro. El candidato debe saber qué, cómo y cuándo decir las cosas, porque no decir nada es la peor manera de comunicar.

3. La coherencia entre los lemas de campaña y las acciones suma. Querer y no poder es una de las debilidades de muchas campañas. Si el lema habla de cambio, tendremos que demostrar en algo ese cambio; si habla de cercanía, hay que hacer proximidad; si habla de preparación y competencia, lo mismo. Hay que establecer actos y mensajes que refuercen el lema, no que lo contradigan.

4. Sobriedad, despilfarro y miseria. Sí, son cosas diferentes. Los candidatos deben demostrar también con su campaña que pueden gestionar con coherencia. El potencial económico y los altos costes de las campañas pueden ser mensajes negativos. Pero lo contrario, ser mísero, también. Una buena gestión, también de las campañas, se basa en el cuidado de los detalles que no tiene nada que ver con los costes.

5. Revalorizar al candidato, con afines de menor perfil. Las comparaciones son odiosas, pero no por ello el líder debe ser el mejor en todo. Una candidatura debe aprovechar lo mejor del conjunto de personas que la forman, una herramienta que potencia al candidato. Talar los árboles de alrededor no suele ser una buena técnica para que el tuyo sea el más alto, sin bosque el árbol muere. Un buen gestor, un buen candidato, debe demostrar que se rodea de los mejores.

Firma foto: https://www.flickr.com/photos/joansorolla/

- Intermundo, ,

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *