Blog Single Post

20

noviembre

El colegio Carlos V de Águilas irrumpe en la feria nacional Genera como caso de éxito de sostenibilidad

El Colegio Carlos V de Águilas, pionero en la Región de Murcia en el uso de autoconsumo fotovoltaico con baterías, es uno de los proyectos innovadores que se ha expuesto como ejemplo y caso de éxito nacional en la Feria de Energía y Medio Ambiente, Genera, que se celebra en Madrid.

Este colegio, que se caracteriza porque no consume luz eléctrica durante sus horas lectivas y por el uso de sistemas de almacenamiento energético, ha dado el salto a esta feria profesional, la más importante a nivel nacional. Un caso de éxito analizado por la empresa Cubierta Solar, encargada del diseño y ejecución de esta instalación.

Luis Navarro Buciega, gerente de Cubierta Solar, ha sido el encargado de exponer los detalles de este proyecto. El almacenamiento energético, tal y como ha comentado el experto, es el siguiente paso a la instalación de placas fotovoltaicas “sobre todo en un momento como el actual en el que la factura eléctrica está más cara que nunca y no deja de fluctuar, sin permitir una buena planificación del gasto”.

Los sistemas industriales de almacenamiento permiten “elevar al máximo la eficiencia de los consumos, sorteando los periodos en los que la electricidad es más cara (P1) y logrando así un impacto notable en la factura de la luz”, explica. Una realidad que se convierte en ejemplo, gracias a la apuesta por la innovación de un centro educativo como es el Carlos V, “logrando una mayor independencia de la red y multiplicando así su ahorro”.

Un proyecto de referencia en el uso de sistemas de almacenamiento

El Colegio Carlos V se ha convertido en todo un referente en innovación, sostenibilidad y ahorro. Su instalación de autoconsumo dispone de 47,88 KWp y está compuesta por 114 paneles solares Canadian Solar con un sistema de almacenamiento con 18 unidades de baterías que suman 90KWh. Gracias a ella, podrá evitar la emisión de 40,48 toneladas de CO2 al año, el equivalente a más de 4.000 árboles.

El centro educativo logra ahorrar con este sistema 8.800 euros al año en su factura eléctrica. Durante sus horas lectivas se nutre única y exclusivamente de energía fotovoltaica y la almacenada en sus baterías, tiene cero consumos de la red durante el día, evitando así hacer gasto cuando la energía es más cara (P1). Carga las baterías con excedentes de la fotovoltaica y de la red en período valle, cuando la electricidad es más barata. Por lo tanto, el colegio comienza el día con energía almacenada y en cuanto sale el sol se nutre de la fotovoltaica; el excedente no consumido pasa a las baterías.

- Intermundo, ,