Blog Single Post

02

septiembre

La memoria de gestión, la huella de tu historia de empresa

Dar cuenta es la mejor manera de ser transparente. Ser transparente es la mejor manera de demostrar la confianza en la acción desarrollada. Tener confianza en lo que hacemos demuestra que sabemos cuál es nuestra labor y cuáles son nuestras capacidades. La redacción de una memoria anual, de un documento de gestión, representa la huella de la historia de la empresa en ese periodo. Es una manera de exponer a los diferentes públicos quiénes somos, qué somos, cuáles son nuestros objetivos, nuestra misión, nuestros valores y cuáles son los resultados de todos ellos. La memoria de gestión o la memoria anual es la mejor herramienta para demostrar al mundo qué hemos sido capaces de hacer y qué no, pero sobre todo por qué.

En comunicación, el por qué es el ADN de todas las acciones. La memoria, por tanto, permite a las organizaciones de toda índole explicar las causas de los resultados, bien sean económicos y bien sean en acciones. Tanto si los resultados son buenos como si no lo son. La transparencia no debe ser sólo en positivo, debe ser realista. La memoria de gestión, la memoria económica, en cualquiera de sus formatos, se constituye como herramienta multidireccional, que atiende a diversos públicos. Esa es su fuerza.

La memoria en comunicación interna hace que los trabajadores, socios, proveedores, etc… cualquier agente involucrado  en la acción de nuestra empresa u organización puedan sentirse partícipes del conjunto de acciones y resultados de la organización. La información ofrecida permite mejorar el sentimiento de pertenencia a la empresa o entidad. Disponer del conjunto de acciones, se hayan participado directamente o no en ellos, o de los resultados económicos genera un mecanismo de empatía con la organización a la que pertenecen. Se ofrece la oportunidad de ser partícipe no del trabajo diario que cada uno hace, si no disfrutar de los éxitos del conjunto de la entidad, del esfuerzo de todos y cada uno de los compañeros de la empresa. O, en su caso, de las  dificultades o adversidades. Compartir los momentos más difíciles es una buena manera de fortalecer los vínculos, de sumar a la tripulación a los esfuerzos por salvar un barco común.

En materia de comunicación externa, el ejercicio de transparencia amplia la relación de la empresa u organización con clientes actuales, clientes potenciales y público en general. Es una memoria de gestión que demuestra qué ha logrado la empresa, pero también qué ha ofrecido a la sociedad. Una memoria económica, un balance contable, no sólo es una relación de datos. También puede ser una declaración de intenciones si así es mostrado a la sociedad. No sólo se trata de demostrar lo que se ha ganado o perdido, permite exponer qué compromiso tiene con los trabajadores, puesto que relata el nivel salarial; las inversiones realizadas; la apuesta en I+D+i; los impuestos aportados, etc… Una memoria anual, una memoria de gestión, puede servir a la organización a mostrarse en sociedad. Es la huella  que dejamos de nuestro paso por el tiempo y la sociedad. Es la seña de identidad, es una declaración abierta de compromiso con el mundo que nos rodea. Una memoria de gestión también es una reflexión colectiva como organización, pero abierta al público en general. Es un punto y aparte para dibujar un mapa de lo realizado, de los errores y aciertos. El dibujo perfecto para disponer de una hoja de ruta hacia el próximo ejercicio.

Es por ello, que la redacción pedagógica y explicativa de una memoria de gestión puede convertirse en una de las acciones comunicativas más prácticas, eficientes y eficaces que cualquier empresa u organización puede hacer. No deberíamos pasar por este mundo sin dejar huella, sin dejar memoria de nuestra acción. O de nuestra gestión.

- Intermundo, ,

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *